LA ARMADURA DE DIOS



Efesios 6:10-17:
6:10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos (νδυναμόω= dar fuerza, hacer capaz a alguien) en el Señor, y en el poder de su fuerza.
6:11 Vestíos (νδύω= verstirse con ropas apropiadas) de toda la armadura (πανοπλία= equiparse con el mejor armamento) de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas (μεθοδεία= intriga, artimaña, engaños, estrategias) del diablo.
6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
6:13 Por tanto, tomad toda la armadura (πανοπλία)  de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad,(G) y vestidos(νδύω)  con la coraza (θώραξ= protector de pecho) de justicia,(H)
6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.(I)
6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
6:17 Y tomad el yelmo de la salvación,(J) y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;
6:19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,
6:20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

Introducción: Todos los cristianos conocemos hasta de memoria este pasaje bíblico y lo repetimos una y otra vez. Por eso nació en mí el deseo de hacer este estudio sobre la armadura de Dios.
Los creyentes estamos en continuo conflicto espiritual contra el mal. Ese conflicto se describe como una batalla de fe: 2Co 10:4 " Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas."
1Ti 6:12 " Pelea la buena batalla de la fe..."

Esta es una batalla que continuará hasta que pasemos a la vida venidera: 2Ti 4:7-8 " He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe, por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida."
Nuestra victoria ya está asegurada, gracias a la muerte  de nuestro Señor Jesucristo, él libró una batalla triunfante contra Satanás, desarmó a los principados y a las potestades del mal.

Col. 2:14-15 " Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. " 
Mt 12:29 " Porque ¿Cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa."
Aquí hay que entender que el hombre fuerte es Satanás y que el que saquea la casa y le ata es Jesús, sólo él tuvo este poder y autoridad sobre Satanás.

Luc 10:18-19 " Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. "

Aquí es Jesús quien habla, cuando habla de serpientes y escorpiones no está hablando de los animales sino, que se refiere a los demonios, quienes se sujetaban a ellos en el nombre de Jesús: Jn 12:31 " Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera." 
Gá 1:4 " El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre."

A.    Jesucristo Llevó consigo a los cautivos

Ef. 4:8 " Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres."

B.     Jesucristo Redimió al creyente del poder de Satanás

Ef. 1:7 "En quién tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia. "

Col 1:13-14 " el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quién tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados."

Conclusión:
Seguiremos en la segunda parte de este estudio, viendo por la palabra que la lucha que libramos es  primeramente contra nosotros mismos y todos nuestros deseos carnales, como tenemos que vivir en el espíritu para así poder vencer, y poder vestirnos de toda la armadura de Dios. Un soldado tiene que estar siempre preparado para la batalla, con toda su armadura y conocer a su enemigo y sus artimañas y así y solo así, podremos vencerlo. Y una vez hecho todo esto estar firmes.

1 comentario:

Noemi dijo...

reciban muchas bendiciones, desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

Publicar un comentario

Les invito a unirse a SERMONES DEL DOMINGO, Y nos haga llegar sus comentarios. Envíenos sus materiales si desea que los publiquemos en el blog.