EL PROFETA DE SU VIDA

Devocional NO. 6

“Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros.”
Números 14:28

Vimos en otra enseñanza que Dios tiene su oído atento a todos los hombres. Él nos oye todo el tiempo porque es omnipresente, omnisciente, omnipotente. O sea, que él puede estar escuchándolo a usted y a mí al mismo tiempo.

Hoy quiero que vea cuál es la diferencia de lo que habla.
Mire el versículo antes citado. Dice que Dios va a hacer según lo que nosotros hablemos. Entonces usted me preguntará ¿Si hablo temor puedo terminar mal? Sí, si no cambia su confesión a tiempo. ¿Recuerda a Job? En el capítulo 3 versículo 25 declara “el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía”. Job fue profeta de su propia vida. Hablo de lo que temía y eso le aconteció.

Lo que usted habla a Dios es lo que va a experimentar. ¿Recuerda los dos espías de Números 14? Ellos creyeron a Dios y llegaron a la tierra prometida (versículo 30). Llegaron porque creyeron y hablaron lo que Dios les había dicho. El apóstol Pablo también practicaba esto y lo declara en 2 Corintios 4:13 “… conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé…”

Cuando usted cree y confiesa, recibe el poder y potestad de ser llamado hijo de Dios y pasa a ser heredero y coheredero junto con Cristo. Entonces lo de él también es suyo. Créalo y confiéselo hoy.

Ahora le pregunto ¿Tiene ganas de morirse? Me imagino que no. Entonces comience a hablar bien de su vida. Isaías 3:10 habla de usted. Dice: “Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.” ¿Lo cree? Comience a confesarlo hoy mismo.

La mayoría de la gente quiere ver para creer, pero bienaventurados los que no vieron y creyeron. Usted es un bienaventurado porque creyó sin ver y si sigue creyendo a la palabra de Dios va a ver cosas gloriosas manifestarse en su vida. Recuerde que todo lo que habla llega al oído de Dios.

Comience hoy a profetizar lo que quiere ver. Dígaselo a Dios y él lo hará. Usted es el profeta de su vida.

Oración: Padre, creo hoy que tú me escuchas y me determino a hablar siempre lo que quiero vivir, que es todo aquello que dice tu Palabra. Todo aquello que tú me dejaste como herencia. La tomaré. En el nombre de Jesús, amén.

1 comentario:

EVANGELISTA. CESAR OCHOA FABELA dijo...

Bendiciones hno. Isau me acaba de dar un tesoro par la congrgación que Dios me permite pastorear, Dios siga usando su vida para todas las naciones

Publicar un comentario

Les invito a unirse a SERMONES DEL DOMINGO, Y nos haga llegar sus comentarios. Envíenos sus materiales si desea que los publiquemos en el blog.