APRENDIENDO A SERVIR

Pastor: Isaú Orellana
Jueves, 23 de abril de 2009


INTRODUCCIÓN: Bienvenidos y bienvenidas al segundo seminario para líderes. Para el personal de la Escuela de Desarrollo y Entrenamiento Ministerial (EDEM), es un honor contar con su presencia. Su participación en este segundo seminario es muestra del interés que usted tiene de aprender.

En el primer seminario impartido el 19 de marzo, fuimos desafiados por el Rev. Emilio Fuentes con el tema: “Instruidos para Enseñar”. Este seminario fue orientado a padres y madres de familia, como también al liderazgo de la iglesia. Creemos que todos los que asistimos fuimos poderosamente retados a comprometernos con la enseñanza en nuestros hogares y en la iglesia.

Ahora participaremos en el segundo seminario con el tema: “Aprendiendo a Servir”, impartido por el pastor Isaú Orellana.

Objetivos:

1. Que todos los participantes descubramos lo que significa ser un verdadero siervo cristiano.
2. Que aprendamos ciertos principios prácticos con el propósito de servir a Dios, a mis semejantes, a la comunidad y la iglesia local.

A. ¿Qué es aprender?

Este es un verbo que asociamos con la primera parte de nuestra vida; parece propio de la infancia y de la juventud. Aprender supone la idea de «recibir o asimilar conocimientos». Pero para nosotros denota también la apertura fundamental ante la realidad; la búsqueda siempre inacabada de la verdad; la capacidad de sacar la enseñanza de un hecho o de una persona; el deber y el derecho de encontrar nuevos y mejores modos de pensar, hablar y obrar; la necesidad y conveniencia de integrar lo ya conocido con lo que se va conociendo.

Dejar de aprender es suspender la vida, es clausurar el mundo, es declararse ausente, es como morir de mala muerte. Al contrario, quien sabe aprender, aprende a servir. Aprendemos para la vida, no para el momento.

Está demostrado bíblicamente que la persona que aprende algo nuevo cada día, “será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto a su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. (Salmo 1:3)

Preguntas para el diálogo:

1. ¿Cómo eliges lo que quieres aprender?
2. ¿A quién buscas una vez hecha esa elección?
3. ¿Quién juzgas que es «digno de aprenderle»?
4. ¿De quién aprendes más fácilmente?
5. ¿A dónde vas, si quieres aprender sobre algo?
6. ¿Por qué crees que hay cosas que se aprenden más fácilmente o mejor que otras?
7. ¿Qué crees que has aprendido en tu vida?
8. ¿Qué haces para no olvidar algo que has aprendido y que consideras importante?
9. ¿Para qué crees que se debe aprender?
10. ¿Consideras que hay cosas que todos deberíamos aprender por igual?
11. Hoy, ¿qué quisieras aprender?
12. ¿Te parece que existan cosas «ya aprendidas» en ti, es decir, como innatas?

B. ¿Qué es Servir?

Jesús es el maestro que nos enseña a servir. El cristiano no se puede conformar con servir a su manera o dar el tiempo que le sobra. El cristiano es discípulo de Cristo, obediente EN TODO a su Padre. Su vida es todo servicio porque es todo amor. El reina sirviendo. Juan 5:30; Lucas 17:10

El servicio no es esclavitud porque quien ama es feliz de poder servir. El cristiano sirve con alegría. Sirviendo ejercemos nuestra identidad más profunda. Somos hijos de Dios, imagen de su amor. Al servir ejercemos creativamente todos los dones y habilidades que Dios nos dio. Construimos el reino de amor.

Jesús vivió 30 años de vida anónima en Nazaret como carpintero. Así nos enseñó que los trabajos de la vida diaria, aun los más pequeños, hechos con amor esmerado, tienen un valor inmenso en los ojos de Dios.

Jesús no vino para ser servido sino para servir. El lavó los pies a sus discípulos, lo cual era un servicio reservado para los esclavos más humildes. Si somos sus discípulos debemos imitarle.
Aprendemos a servir contemplando la vida de Jesús y escuchándolo en la oración. No se trata solo de orar a nuestra manera sino de escuchar a Dios. Cuando oramos solemos hablar demasiado y escuchar poco porque estamos centrados en nuestra propia agenda y queremos que Dios la realice. Entonces el trabajo se convierte en activismo sin frutos duraderos porque no está guiado por Dios.

Marta, la hermana de Lázaro, quería servir al Señor pero no entendía que primero debía escucharle sentada a sus pies.

Veamos lo que le respondió el Señor: Lucas 10:41-42

El más grande es el que más sirve (y el que más escucha). Jesús sabía que él era Dios: "sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía," Juan 13:3.

Sin embargo, sirve haciendo el trabajo más humilde: "se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó...." Juan 13:4

Servir no se trata de impresionar sino de amar. No se trata de activismo sino de ser dócil a la voluntad de Dios.

Los Apóstoles camino a Jerusalén todavía no sabían escuchar. Así es el corazón del hombre sin la gracia. Busca puestos importantes. No entiende que todo puesto es solo en función de servicio según la voluntad de Dios.

Veamos lo que nos enseña Marcos 10:32-45:

Servir es una forma de ser antes de convertirse en actividad. El servidor primero aprende a amar. Si ama a su Señor amará también servirle. El servicio desinteresado fluye del corazón que ama. Servimos porque SOMOS servidores. Tenemos el corazón bien dispuesto por la escucha obediente al Señor. Ocurre cuando el corazón se asemeja al de Jesús en el amor. Esta es la obra del Espíritu Santo.

El amor y el servicio requieren disciplina para ejercer dominio de sí y usar las energías en obediencia a Cristo. Solo así crecen las virtudes. Igual que un instrumento roto tiene poco uso, el hombre roto por el pecado sirve poco porque tiene poca virtud. La mala salud no es obstáculo para ser servidor. Jesús pide a cada uno un servicio perfectamente ajustado a su estado de vida y sus capacidades. Un paralítico sirve tremendamente a la Iglesia ofreciendo su vida en oración. Es el pecado el que nos rompe por dentro. La buena noticia es que Jesús vino a "repararnos", para que todos podamos amar y servir.

C. ¿Cómo demostramos lo que somos?

1. Sirviéndonos unos a otros en Amor (Gálatas 5:13).

a. Debemos ser siervos. Diakoneo: Significa ser “siervo, asistente, servir, atender, ministrar”. Significa “ministrar a alguien”.

b. Debemos servirnos unos a otros (Gálatas 5:14). Cuando nos convertimos en cristianos recibimos una nueva vida que es eterna y con ese gran regalo se nos dio el potencial para olvidarnos de nosotros mismos y experimentar el regocijo de servir a otros. Eso es lo que nuestro Señor quiso decir en Mateo 16:25.

El cristianismo equivale a relacionarse. Primero, se requiere entablar una relación personal con Jesucristo. Segundo, fomentar buenas relaciones humanas con los demás. Esto nos lleva al tercer concepto.

c. Debemos servirnos unos a otros en amor. Veamos lo que nos enseña Jesucristo en Mateo 22:36-40.

d. Evaluando mi grado de servicio. Todos los cristianos debemos detenernos periódicamente para reflexionar en lo siguiente.
• ¿Hasta qué grado estoy sirviendo a otros en amor?
• ¿Hasta qué punto están los otros sirviéndome a mí sin que yo les sirva?
• ¿Hasta qué grado mi familia inmediata me sirve sin que yo les sirva?

D. ¿Cuál es la verdadera prueba del Servicio?

Servir a otros en amor puede ser emocionante, satisfactorio y divertido. Pero hay ocasiones en que es muy doloroso. Veamos lo que dice el Apóstol Pablo en Gálatas 6:1:

1. ¿Cuál debe ser la actitud de un cristiano hacia otro que ha caído y es sorprendido en pecado o está atrapado en él? Restaurar, no condenar. Esta debe ser nuestra meta e interés principal.

• Ejemplo: La mujer adúltera (Juan 8:3-11)
¿Dónde estaba el hombre que pecó con la mujer? ¿Por qué no lo trajeron? Él también era culpable de violar la ley Mosaica.

2. Proceso de restauración. En Gálatas 6:1 encontramos tres aspectos a considerar cuando tratamos de restaurar a una persona que ha caído en pecado.

• Ustedes que son Espirituales. Restaurar a un hermano es responsabilidad de los cristianos que tienen una vida íntegra.

• Restauradle con Espíritu de Mansedumbre. Esta es la clave para comunicarse con una persona, sin importar la gravedad del pecado cometido.

• Considerándote a Ti Mismo. Cuando tratemos de restaurar a un hermano o hermana descarriados, debemos tener mucho cuidado para no caer nosotros mismos. Esto es lo que hace esta responsabilidad tan grande.

Para Recordar: No olvide que la tentación más peligrosa es el orgullo. Cada vez que tratemos de seguir este proceso, seremos tentados a tener un concepto más alto de nosotros mismos (Romanos 12:3). Vea lo que advierte Pablo en Gálatas 6:3.

E. ¿Qué somos?

1. Somos siervos de Todos (Gálatas 6:10).

• Ejemplo: un Restaurante.

2. Somos siervos Líderes (Lucas 22:24-27).

• Siervos Líderes en la Iglesia (1 Pedro 5:2-3).
• Siervos Líderes en el Hogar (Ef. 5:25; Col. 3:21; Ef. 6:4).

3. Somos Siervos Maestros. ¿Cómo debe actuar un maestro cristiano ante quienes están en desacuerdo en él?

• Didaktikos: “Apto para enseñar” (1 Tim. 3:2)
• Desechar las cuestiones necias e insensatas (2 Tim. 2:23)
• No debe ser contencioso (2 Tim. 2:24-25)
• No discutir las falsas doctrinas (Tito 3:9)
• No enredarse en discusiones que reflejan motivos y actitudes inmaduros (2 Tim. 2:22).

Lo opuesto a las pasiones juveniles que pablo quería que Timoteo siguiera es:

a. Rectitud en lugar de injusticia.
b. Fe en lugar de intelectualismo.
c. Amor en vez de ira, resentimiento y amargura.
d. Buscar la paz en lugar de crear disensiones.

• Amable para con Todos (1 Tes. 2:7) eepio/ se traduce tierno.
• Sufrido. Es decir que no “guarda rencor”.
• Corrige con Mansedumbre (2 Tim. 2:25).
• Apto para aprender. “Estar abierto para ser enseñado por otros”.

CONCLUSIÓN:

• Debo aprender a Servir y así descubriré la grandeza de mi Ser.
• Aprendiendo a Dar descubriré que Ofreciendo, Recibo.
• Debo aprender que Contribuyendo a que los demás Sean, yo logro Ser.

"…Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos". (Marcos 9:34).

• “El que vive para servir, sirve para vivir”.
• “El que sirve, sirve. El que no sirve, no sirve”.
• “Entramos para aprender, salimos para servir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Les invito a unirse a SERMONES DEL DOMINGO, Y nos haga llegar sus comentarios. Envíenos sus materiales si desea que los publiquemos en el blog.