Los Atributos de Dios

Pastor: Isaú Orellana
Domingo, 22 de marzo de 2009
# 04 - 2009

Definición: Los atributos son las características, propiedades o perfecciones de la persona y el carácter de Dios. Todas las cosas que existen tienen atributos o cualidades. Así es que Dios, por cuanto existe, ha de tener ciertos atributos o características que por tratarse de Él, que es perfecto, pueden llamarse perfecciones.

Clasificación de los atributos: Los atributos de Dios se dividen en dos grupos:

Atributos Naturales: Los que tienen que ver con su existencia como Espíritu Infinito.
Atributos Morales: los que tienen que ver con su carácter.

A. Atributos Naturales

1. Existencia propia:

Dios existe en sí mismo y por sí mismo. Nada ni nadie existió antes que Él, y todo lo que existe, existe después de Él. En Juan 5:26 se nos dice: "Dios tiene vida en sí mismo", es increado.
A diferencia de las criaturas, su existencia no depende de ninguna fuente externa. Antes que existieran otros seres, Él existía. Su existencia es un misterio que no lo alcanzarán a comprender ni los hombres ni los ángeles. Sólo Él sabe por qué existe y como existe, ha existido y existirá. (Sal. 145:3).

2. Eternidad: (Olam / no está limitado al presente) (aionios / no tiene fin)

Cuando se dice que Dios es eterno se quiere decir que ha existido siempre en el pasado, existe ahora en el presente y existirá siempre en el futuro: sin principio y sin fin.
La definición que Dios da en el Antiguo Testamento de sí mismo es ésta: "Yo soy el que soy". Esa definición nos habla de un eterno presente en que vive Dios, eso es eternidad. El nombre Jehová que se aplica a Dios quiere decir, "El que era, el que es, y el que ha de ser". Esto también habla de eternidad. Estos dos atributos se complementan mutuamente. Un ser que tiene existencia propia y existe en sí y por sí, tiene que ser eterno si es eterno tiene que ser increado.

3. Inmutabilidad:

Este atributo significa que Dios es invariable e inmutable, que no puede cambiar ni para bien ni para mal. Si Dios pudiera cambiar, dejaría de ser inmutable. Los hombres, las cosas y las instituciones cambian, ya sea mejorando o empeorando, pero no tienen este atributo que pertenece sólo a Dios. La inmutabilidad de Dios se manifiesta tanto en los atributos naturales como en los morales. Sería un absurdo suponer que Dios puede ser más omnipotente o más santo, eso implicaría imperfección y mutabilidad lo cual sería impropio de Dios.
Hay muchos pasajes bíblicos que manifiestan esa inmutabilidad de Dios, pero los más importantes son Mat. 3:6 y Stg. 1:17).

4. Omnipresencia:

Quiere decir que Dios está presente en todo lugar al mismo tiempo. No que Dios se divida para estar en todo lugar sino que toda su persona con toda su capacidad para obrar puede ser ejercida en cualquier parte y en todo tiempo sin necesidad de moverse de un sitio para otro para dominar el escenario de acción.

"Dime donde está Dios", dijo un ateo a un niño, a lo cual respondió el niño, "Si, se lo diré, si primero me dice usted donde no está". El salmista David expresa esta gran verdad en Salmo 139:7-12.

Esta verdad de la Omnipresencia de Dios debiera impresionarnos y debiera motivar en nosotros un deseo de vivir en santidad ya que no podemos escondernos de Él para pecar. Recordemos siempre que Dios nos ve y nos oye en todo lugar y en todo tiempo. También esto debe animarnos y fortalecernos. No hay tal cosa como estar lejos de Dios... siempre está cerca para ayudarnos y para bendecirnos (Sal. 139:17-18, Mat. 28:20, Jer. 23:24)

5. Omnipotencia:

Por este atributo natural se da a entender que Dios todo lo puede, que Su poder es ilimitado para hacer todas las cosas que Su naturaleza y Su carácter le sugieren.

En Dios no hay imposibilidad natural pero sí hay lo que algunos llaman "imposibilidad moral". Por ejemplo: Dios no puede mentir, no puede cambiar, no puede pecar. La imposibilidad aquí radica en Su misma perfección, en Su carácter. Aunque Dios es omnipotente, sin embargo El no hace todo lo que puede sino todo lo que quiere. Esto no significa destrucción de Su omnipotencia; significa que Dios, dentro de Su omnipotencia, es libre para actuar de acuerdo con el beneplácito de Su voluntad. Los cristianos de este siglo XXI necesitamos un re-descubrimiento de esta verdad de la omnipotencia de Dios. Recordemos que el Dios en quien hemos confiado es Todopoderoso. No limitemos a Dios.

6. Omnisciencia:

Dios conoce todas las cosas del pasado, del presente y del futuro con un conocimiento completo y correcto. Un ser que es eterno, que es todopoderoso y que puede estar en todo sitio al mismo tiempo (omnipresente) es muy lógico creer que puede tener un conocimiento perfecto de todas las cosas. El que diseñó, creó y sostiene este mundo, ¿no ha de conocerlo en todos sus detalles? De otra manera ¿Cómo podría gobernar y dirigir con perfección como Su persona lo requiere? El conocimiento de Dios no se limita a los hechos visibles. (I Crón. 28:9) También nos dice la Escritura que "su entendimiento es infinito". (Sal. 147:5) Estudie estos textos: Gen. 18:18-19, II Rey 8:10-13, I Crón. 28:9, Sal. 94:9-11, Rom 8:27.

Esta sublime doctrina debe ser motivo de gran consuelo para todo creyente. Si Dios conoce todas las cosas, El conoce mis necesidades, mis problemas y mis tentaciones - y qué satisfacción saber que El conoce tales cosas. Su ayuda será oportuna, quizás en el momento más difícil.

B. Atributos Morarles

1. Amor:

"Dios es amor" (1 Juan 4:8) Preguntó alguien una vez: "¿Y porqué es que Dios ama?" Se le respondió: "Así como la naturaleza del sol es brillar, así la naturaleza de Dios es amar". El cristianismo es la única religión que presenta al Ser Supremo como un Dios de amor. Las religiones paganas tienen dioses odiosos, vengativos y malos.

a. Objetos especiales del amor de Dios:

1). Jesucristo - Mat. 3:17, 17:5.
2). El pueblo judío - II Sam. 7:23, II Crón. 2:11, 9:8.
3). Los creyentes - Juan 14:21-23, 16:27; I Juan 4:8-10.
4). Los pecadores - Juan 3:16.

b. Como se manifiesta el amor de Dios.

1). En la creación de los ángeles. El que ama trata de hacer feliz al objeto amado. Dios ha hecho unos seres felices, los cuales, con su naturaleza espiritual están consagrados al servicio más alto y sublime que ser alguno puede aspirar, el servicio de Dios. El hecho de que Dios los sostenga en esa felicidad demuestra que los ama.

2). En la creación del hombre. Se manifiesta Su amor haciéndole superior a todas las otras criaturas del mundo. También se manifiesta Su amor al preparar un mundo tan bello para servir de hogar para el hombre. También se manifiesta supliendo todas sus necesidades.

3). En la redención. Esta es la manifestación máxima de amor yendo al extremo de sacrificar a Su propio Hijo para hacer posible nuestra salvación. (Juan 3:16) El amor de Dios es uno de los temas más sublimes.

2. Justicia

Dios es infinitamente justo, tanto en Su persona como en Sus tratos con la humanidad. En Su seno la justicia tiene su asiento y su trono. Por causa de la justicia perfecta de Su carácter, es infaliblemente cierto que hará lo recto, esto es, obrará de acuerdo con los principios de la justicia. No puede hacer ninguna transacción con lo injusto, ni tampoco puede disimular el mal en ninguna de sus formas. La injusticia está a distancia infinita de Él. Siendo perfectamente justo, también lo es en todo lo que hace. Por eso dice la Biblia: "Justo es Jehová en todos sus caminos." (Sal. 145:17)

Muchas personas piensan del amor como el único atributo de Dios ignorando Su justicia y limitando Su carácter Basados en que Dios es amor, muchos falsos maestros enseñan que al fin, por pecadores y malos que hayamos sido, Dios abrirá Sus brazos y nos recibirá en Su seno. Ignoran estas personas que "Dios es fuego consumidor". Es un Dios justo que de ninguna manera puede condenar el pecado. Su justicia demanda castigo para los malos y recompensa para los buenos (los regenerados). (Sal. 11:4-7, Ex. (:23-27, Dan. 9:12-14, I Juan 1:9, Heb. 6:10, II Tim. 4:8).

La muerte de Cristo en la cruz es manifestación del amor de Dios, de esto no hay duda. Pero jamás hay que olvidar que esa muerte fue también manifestación de la justicia divina. Allí se encontraron las fuerzas que operan en el mundo: el pecado que merece ser castigado. La justicia que demanda el castigo y el amor que pide la misericordia. Dios no se equivoca. El hará justicia castigando al culpable y salvando al inocente.

3. Verdad:

Esta es otra de las excelencias del carácter de Dios; así como es amor, también es verdad y por lo tanto es veraz en Sus dichos y fiel en el cumplimiento de Sus predicciones. En El no puede existir la mentira ni el engaño. (Sal. 100:5, 146:5-6; Isa. 25:1; II Tim. 2:13; Tito 1:2; Apoc. 15:3)
En Jer. 10:10, leemos: "Dios es la verdad", en Juan 14:6, Cristo se proclama como la verdad y en I Juan 5:6 leemos que el Espíritu Santo es la verdad. Esto significa quela Deidad (Trinidad) es la verdad en su esencia.

El sello que llevan las promesas de Dios es este: "El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán." (Mat. 24:35) Vale la pena confiar en las promesas de uno que no puede mentir.

4. Sabiduría:

La sabiduría ha sido definida como la "conducta prudente en el manejo de los negocios". Bien podemos aplicar esto a Dios y decir que El es sabio porque observa una conducta prudente en el manejo de Sus negocios (o sea Sus tratos con los seres creados). Dicho en otras palabras: Dios tiene un propósito especial en cada cosa que hace y tanto el propósito como los medios que emplea son morales y buenos porque Su sabiduría es infinita. (Sal. 104:24, Ef. 1:8, Rom. 11:33)

5. Santidad:

Frecuentemente se asigna a la santidad de Dios un lugar entre sus atributos morales; sin embargo, hablando estrictamente, no es un atributo sino la combinación de todos Sus atributos morales. Dios es bueno y es amoroso (amor) porque es santo; es justo (justicia) porque es santo; es veraz (verdad) porque es santo y obra con sabiduría porque Su santidad no lo permite de otra manera. Dios es absolutamente santo y por tanto no puede pecar ni tolerar el pecado.
La santidad de Dios reclama la santidad de sus hijos. "Sed santos porque yo soy santo". El nos ha sacado del pecado para que vivamos en santidad. (Ef. 1:4). En la Escritura se les llama a los creyentes, "Santos". (Ef. 1:1, Fil. 1:1, Col 1:2) Honremos ese nombre viviendo vidas apartadas del pecado y rendidas a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Les invito a unirse a SERMONES DEL DOMINGO, Y nos haga llegar sus comentarios. Envíenos sus materiales si desea que los publiquemos en el blog.